viernes, 28 de abril de 2017

El amor que te mereces




El amor que te mereces de Daria Bignardi narra la desgarradora historia de una familia italiana afincada en Ferrara... Lo hace con a dos voces, con un toque intimista y una prosa tan elegante como exquisita. ¿Te atreves a descubrir los secretos de la familia Sorani? 


Sinopsis

Antonia es una escritora de novela negra. Tiene treinta años, está casada con un comisario de policía, de quien espera su primer hijo, y vive en Bolonia. Cuando descubre un secreto por mucho tiempo ocultado en el seno familiar por parte de su propia madre, emprende un inesperado viaje a Ferrara, una ciudad envuelta en misterios y silencios. Cree que allí hay una historia que contar. Sin embargo, pronto emergen las preguntas que se esconden no sólo detrás de esos secretos, sino también tras un senderos más íntimo, un camino e emociones cruzadas. ¿Cómo puede ser el amor la fuerza más creativa y a la vez la más destructiva? ¿Qué estamos dispuestos a jugarnos? ¿El amor se merece?


Impresiones

El amor que te mereces es una historia familiar conmovedora que no podremos dejar de leer hasta llegar a resolver el enigma que esconde. Con una narración perfecta, personajes bien construidos y una ambientación exquisita, Daria Bignardi nos traslada a Ferrara, una bella y desconocida ciudad italiana donde vive Alma y Maio con sus padres... 

Este viaje lo haremos de la mano de Antonia, la hija de Alma, una joven escritora de novela negra embarazada de su primer hijo, que acaba de descubrir un secreto familiar: Maio, el hermano de su madre, desapareció siendo apenas un adolescente, y nunca supieron los motivos, ni que fue de él. Ante tal revelación, la escritora siente unas ganas irrefrenables de ir a Ferrara e intentar averiguar que fue de su tío. 

El amor que te mereces es una novela intimista donde iremos descubriendo junto a su protagonista, los secretos que esconde su familia. Está narrada en dos voces, ambas femeninas. Alma y Antonia. Madre e hija. Dos mujeres arrolladoras. Dos personajes que cautivan por la honestidad con la que desnudan su alma al lector. 

A través de los recuerdos de Alma, vamos a ir poco a poco conociendo a la familia Sorani. Su padre, un hombre depresivo al que apenas conocen; su madre, entregada en cuerpo y alma a su marido e hijos; y Maio... su hermano, su alma gemela, su cómplice en la vida. Y pese a todo, Alma era feliz. Hasta aquella fatídica noche en la que Maio desapareció. 

Cómo os decía, son dos las voces narrativas, siempre en primera persona, que nos encontraremos en esta novela. Aunque ambas forman parte del presente, serán constantes los viajes al pasado de Alma, a esos valiosos recuerdos con los que se tejerá esta conmovedora historia. Los capítulos no están enumerados, tan sólo hacen referencia a la voz narrativa que los protagoniza. Aunque ambos están narrados con una exquisita elegancia, los de Antonia son más frescos y despreocupados, donde abundan los diálogos y las descripciones, muy visuales, a diferencia de los de Alma, más reflexivos e intimistas, llegando incluso a tener un toque pesimista, pues derrochan dolor. 

La relación entre madre e hija no siempre ha sido fácil. Quizás por el carácter de Alma, quién quedó sola en el mundo demasiado pronto. Aunque supo reponerse, gracias a Franco, su marido, cuando más necesitaba un hogar donde refugiarse. 

No es una novela de ritmo endiablado, ni mucho menos. ¿Hay misterios por resolver? Si, lo hay. Pero irán viendo la luz poco a poco, sin prisas, permitiéndonos disfrutar de la elegante y exquisita prosa de la autora, que cuida con mimo cada detalle de la novela. Y es que El amor que te mereces es de esas novelas que bien podríamos leerla con un bloc de notas en la mesita de noche, anotando para la posteridad esas grandes reflexiones que esconde.  

En cuanto a la ambientación... Daria Bignardi nos traslada a Ferrara. Sus calles, sus gentes, su gastronomía... un viaje sensorial que se antoja una delicia. Y si, no negaré que me han entrado unas ganas irrefrenables de coger el primer avión que salga rumbo a Ferrara, para no solo perderme por sus calles y monumentos históricos, sino también para degustar esos pasteles de macarrones que vuelven loca a Antonia durante su estancia en la ciudad italiana. 

La necesidad de amar y ser amados, las relaciones familiares, el embarazo o el sentimiento de culpa son algunos de los temas que se tratan en El amor que te mereces. ¿Hay algo más doloroso que desconocer lo que realmente sucedió? Para el ser humano, pasar página sin saber, sin conocer, sin tener certezas... es sencillamente agotador. Una misión imposible. 

El amor que te mereces es un viaje a través de las palabras al norte de Italia, en el que Alma y Antonia irán desgranando para el lector la historia de una familia azotada por el dolor y la nostalgia. Y lo haremos a través de sus pensamientos, de sus reflexiones... acercándonos a sus sentimientos, adentrándonos en sus almas. Daria Bignardi nos regala una novela envolvente narrada con mimo, con una prosa cuidada y fluida, unos personajes bien perfilados, una ambientación exquisita y una trama tejida con maestría... Una auténtica delicia. 


"Comprendo que en ciertas ocasiones hace falta más valor para no decir la verdad que para decirla -le expliqué-. Es más, creo que lo he comprendido gracias a ti". 



 Gracias a la editorial Duomo  por el ejemplar

lunes, 10 de abril de 2017

La balada del café triste



Carson McCullers es todo un clásico de la literatura moderna y La balada del café triste una de sus obras maestras. Seix Barral nos trae una interesante edición conmemorativa por los cien años del nacimiento de esta escritora donde agrupa algunos de sus relatos más significativos. 


Sinopsis

Bajo el título de uno de ellos, La balada del café triste, se agrupan en este libro varios de los relatos más significativos de la singular y sutil narrativa de Carson McCullers, que han accedido ya a la consideración de clásicos de la moderna literatura norteamericana y constituyen incursiones en la silenciosa, secreta y sagrada intimidad del alma de sus personajes. 

<<Wunderkind>>, <<El jockey>>, <<Madame Zilensky y el rey de Finlandia>>, <<El transeúnte>>, <<Dilema doméstico>> y <<Un árbol. Una roca. Una nube>> custodian esta balada de impronta inconfundible en la que la frontera entre la prosa y la poesía se disuelve con maestría. 

Narrados con un prodigioso sentido de la construcción, los relatos de Carson McCullers alcanzan una resonancia interior que va mucho más allá de su sencilla y directa observación de la realidad. El mundo punzante, desesperanzado y profundamente poético de Carson McCullers constituye, en palabras de Edith Sitwell, el legado de <<una escritora trascendental>>.


Impresiones

Conocí literariamente a McCullers en el Instituto, gracias a un Club de Lecturas. De esto puede hace más de 10 años... ¡¡Cómo pasa el tiempo!! Ya entonces me pareció una lectura arrolladora, de esas que te interpela, te golpea... No era una novela para pasar el rato sin más, y no me mal interpreten, también son necesarias. De hecho, para mi, son una válvula de escape estupenda. Pero no... La balada en el café triste es de otra categoría. Es sencillamente una obra maestra de la literatura contemporánea. Y necesitaba incluirla en mi biblioteca personal. Así pues, no tuve la menor duda al verla entra las novedades editoriales de Seix Barral... Una bonita edición conmemorativa que no se me podía escapar. Hoy mis impresiones sobre este clásico literario que forma parte del Reto Literario Nos gustan los clásicos organizado por Francisco, administrador del blog Un lector indiscreto. 

Años 50 del pasado siglo. Amelia, más conocida como Miss Amelia, lleva una vida apacible en un pequeño y decadente pueblo sureño. Todos la respetan. Todos admiran su fortaleza. Regenta un almacén y al igual que su vida, lo hace con mano dura, sin improvisar, firme. Y no solo su ropa es poco femenina, también su carácter. Pero si hubo un episodio de su vida algo alocado... estuvo casada durante diez días. Si, han leído bien, solo diez días duró el matrimonio. Poco se sabe del marido, solo que ha estado preso. Pero la tranquila y apacible vida de Amelia está a punto de cambiar con la llegada inesperada de su primo Lymon, un jorobado... 

Pero si realmente hay una protagonista en esta historia, esa es la soledad. Envidia, temor, engaño... son sentimientos que irremediablemente van ligados con la soledad. Y el amor... ¡El amor! Cómo nos cambia cuando lo sentimos, y cuando lo dejamos de sentir... La autora, a través de sus personajes, nos ofrece una abanico de posibles reacciones que produce el amor. Pero cuidado, no es una historia de amor de las que derrochan azúcar. Es una historia sobre el amor, el sentimiento... McCullers nos habla de amor, pero con un toque melancólico, real, triste y hasta cómico... ¡Sublime!

Los relatos o novelas de McCullers están narrados con una elegancia exquisita. Cada palabra elegida con primor para evocar en el lector... para sumergirlo en una historia aparentemente simple pero que le va a arrollar sin casi darse cuenta. Hay tanto lirismo en sus relatos que su lectura es cuanto menos deliciosa. 

Sin lugar a dudas, McCullers es una de las plumas más destacadas de la literatura moderna. Tradicionalmente, la encuadran dentro del "gótico sureño", un subgénero que hace referencia a la producción literaria del sur de Estados Unidos cuyas narraciones, ambientadas en la comarca, se caracterizaban sobre todo por el uso de lo macabro. Algo que vemos a la perfección en Amelia Evans, la protagonista de La balada del café triste. Ante el lector, aparece como un ser inquietante, con un físico gigantesco, una ropa grotesca y una personalidad dominante, nada femenina. Pero Amelia Evans esconde mucho más, ya que gracias a este personaje la autora hace una crítica feroz a una sociedad patriarcal que asfixia y aniquila. 

Pero si algo caracteriza a la autora es ese realismo que imprime en sus relatos pero sin dejar a un lado ese aura mágica que los envuelve. Todo es tan dolorosamente real y a la vez tan deliciosamente poético... Algo sencillamente magistral. 


"La verdadera historia de amor es la que tiene lugar en el corazón de los amantes, y ésta nadie sino ellos pueden llegar a conocerla. El amor en todo caso es una experiencia en la que siempre conviven lo cómico y lo sublime"



* Gracias a la editorial Seix Barral  por el ejemplar

lunes, 3 de abril de 2017

La magia de ser Sofía




Si te gustan las comedias románticas conocerás a Elísabet Benavent. Irrumpió en el panorama literario con la Saga Valeria, todo un éxito de ventas. Tras la Saga Silvia, Mi elección, Horizonte Martina y Mi isla, vuelve con La magia de ser Sofía una historia de amor, fresca y desenfadada, al más puro estilo @BetaCoqueta. ¿Te atreves a soñar?



Sinopsis

Sofía tiene tres amores: su gata Holly, los libros y El café de Alejandría. 
Sofía trabaja allí como camarera y es feliz. 
Sofía no tiene pareja y tampoco la busca, aunque desearía encontrar la magia. 
Sofía experimenta un chispazo cuando él cruza por primera vez la puerta.
Él aparece por casualidad guiado por el aroma de las partículas de café... o tal vez por el destino. 
Él se llama Héctor y está a punto de descubrir dónde reside la magia. 

Después del éxito arrollador de sus anteriores libros, Elísabet Benavent, también conocida como @BetaCoqueta, regresa con La magia de ser Sofía, la primera parte de una bilogía que nos cuenta, con frescura y humor, lo que sucede cuando dos personas cargadas por el peso de las circunstancias se encuentran y descubren que la magia solo existe cuando se miran a los ojos.



Impresiones


Sofia es una chica especial. Tiene ese algo, esa magia que deslumbra haya donde se encuentre... Con los treinta a la vuelta de la esquina, trabaja en un café muy peculiar, El Alejandría. Un pequeño rincón en la caótica Madrid que algunos asiduos clientes han convertido en su segundo hogar. Y en gran parte, es "culpa" de Sofía, una de sus camareras. Conoce a cada uno de sus clientes, aunque sería más correcto llamarles "amigos". Y es que para nuestra protagonista es inevitable... se siente tan cómoda en ese café que lo transmite a todo el que cruza por su puerta. 

Pero aunque Sofía es feliz no puede evitar la realidad, esa que su amada madre se encarga de recordarle constantemente. Tiene edad para haber triunfado en la vida, estar casada o al menos con fecha de boda y tener un trabajo, pero de los de verdad. Sin embargo, Sofía no busca el amor, tampoco huye de él... pero un fracaso en el pasado le hirió tan profundamente que ha aprendido a ser feliz por si misma, sin necesidad de nadie más. Para ser justos, si, necesita de alguien más... concretamente de sus tres fieles amigos, migos Oliver, Abel y Mamen. 

Por su parte Héctor acaba de mudarse a Madrid. En Suiza ha dejado a Lucía, su pareja desde la adolescencia. Han vivido tanto juntos... tanto a la sombra de Lucia... que Héctor necesita respirar por si mismo, y decide volver a Madrid, al menos por un tiempo, estudiar el mercado laboral y si es posible, más adelante, quizás la pareja se pueda plantear volver a España. Pero lo que Héctor no puede sospechar es que un simple café en un lugar más de Madrid esté a punto de tambalear los cimientos de su actual vida. ¿Existe la magia? Está a punto de comprobarlo... 

Sofía es divertida y alocada. Una chica de esas que te arrolla con su personalidad, siempre atenta a las necesidades de los que la rodean. Es honesta, sencilla y generosa. Por su parte, Héctor es un chico muy creativo pero acostumbrado a no salir de su zona de confort. Vive a la sombra de Lucía, su pareja, desde su adolescencia. No es un hombre valiente, ni ningún héroe. Sobre sus espaldas carga con "lo que debe ser", un bulto tan pesado que le asfixia... y quizás, solo quizás, Sofía tenga la chispa necesaria para desatar en su interior las ganas por ser él mismo, al menos por una vez en la vida. 

Una vez más, nos encontramos ante una trama cercana e intima, donde no solo somos testigos de las vivencias de unos personajes, sino que además, navegaremos por sus aguas más oscura. Narrada en primera voz, alterna las dos voces protagonista de esta historia, Sofia y Héctor. Todo un acierto por parte de la autora, ya que así podemos llegar a conocer mejor a ambos personajes. Y os va a hacer falta... porque nos encontraremos a lo largo de la trama con acontecimientos que pueden llegar a ser incomprensibles para el lector. O al menos ese ha sido mi caso... No quiero desvelaros nada, pero si os adelanto que os preparéis para un viaje por una carretera con muchas, pero muchas curvas. 

Y es que partimos de una situación bastante complicada. Héctor tiene una relación con Lucía, su amor de toda la vida. ¿Será Sofía capaz de reemplazarla en su corazón? ¿O Lucía ya está fuera de la vida de Héctor? Lo dicho, preparense para una lectura fresca y adictiva, que promete alzarnos al cielo y golpear nuestro corazón por partes iguales. Cómo la vida misma. 

Pero no todo girará en torno a nuestros protagonistas, ya que en la voz de la propia Sofía conoceremos un poco mejor a sus amigos, en especial a Oliver. Sin lugar a duda, uno de los puntos fuertes de la novela, ya que así consigue la autora introducir en la narración diferentes puntos de vista del amor... ese veneno del que nadie se libra. 

La magia de ser Sofía es el primer libro de una bilogía que nos acerca a una historia de amor que derrocha magia. Una novela fresca, divertida e intensa donde el amor se respira en cada una de sus páginas. Y con un final que dejará al lector con el corazón encogido y unas ganas irrefrenables por continuar al lado de Sofía, empapándose de esa magia que desprende. 


"Héctor olía a madera, zumo de lima, cáscara de limón y lluvia. Supongo que no es una apreciación objetiva, pero no me importa qué aroma tenía para otros. Solo... solo cómo olía para mí"



* Gracias a la editorial Suma de Letras por el ejemplar

lunes, 27 de marzo de 2017

El último akelarre





Con El último akelarre, un thriller ambientado entre Zugarramundi y Bilbao, cierra Ibon Martín la trilogía protagonizada por la escritora Leire Altuna y la ertzaina Ane Cestero, invitándonos a sumergirnos en una estremecedora caza de brujas. 



Sinopsis

Bilbao se prepara para una noche festiva cuando un macabro asesinato atrae todas la miradas hacia la imponente chimenea del parque de Etxebarria. Un joven estudiante de la Universidad de Deusto, pende envuelto en llamas de su vieja estructura de ladrillo. La elección del momento y el lugar apunta a un crimen ritual. La escritora Leire Altuna y la ertzaina Ane Cestero dirigirán una investigación en la que se enfrentarán a grupos neonazis, sectas destructivas y demoledoras intrigas familiares.

Las pesquisas desenterrarán una turbadora conexión con una extraña muerte ocurrida en Zugarramundi tres años atrás. Bajo su aparente postal idílica, el pueblo de los akelarres esconde secretos desgarradores que funden religión, viejas tradiciones y odios seculares. El equipo investigador tendrá que escarbar entre ellos si quiere hallar respuestas y comprenderá que los ecos de la caza de brujas que aterrorizó hace siglos la comarca flotan aún entre sus habitantes. 

Ibon Martín traza una inquietante historia que lleva al lector desde las vibrantes orillas del Nervión hasta los solitarios caseríos del norte de Navarra; desde los veloces ritmos del siglo veintiuno hasta los oscuros años del Santo Oficio. Una obra impactante, adictiva y estremecedora. 



Impresiones

Conocí a Ibon Martín en La fábrica de las sombras, un thriller inquietante de ambientación exquisita y atmósfera asfixiante, que me puso la piel de gallina y me mantuvo con el corazón en vilo durante toda la trama. Con tal experiencia tenía claro que si se volvía a cruzar en mi camino una novela del autor vasco no lo dejaría pasar. Y si cruzó en mi camino. Y una vez más, gracias a Laky de Libros que hay que leer y sus Lecturas Conjuntas. Y no, no falté a mi palabra. 

Bilbao. Un emocionante final de regata se está celebrando en su Ría cuando el olor a carne quemada y unos escalofriantes alaridos sacuden a los allí presentes. Todos fijan su mirada en un punto, la chimenea del parque de Etxebarria donde cuelga un cuerpo presa de las llamas. Una imagen que no podrán olvidar fácilmente. 

No es de extraña que un crimen tan cruel desaté la alarma social. Los responsables lo tienen claro, quieren que la investigación sea dirigida por la inspectora de la ertzaina Ane Cestero, pues pese a su juventud, le precede un expediente intachable. Pero en la sede policial de Bilbao no sentará nada bien está decisión, ya que consideran tener suficientes buenos profesionales y no es necesario recurrir a nadie de fuera. Cestero deberá no solo evitar que se desate en pánico en la ciudad ante la posibilidad de nuevos crímenes sino también lidiar con unos compañeros que no le pondrán las cosas fáciles. Pero no estará sola, contará con la ayuda de Leire Altuna, una escritora con la que ya ha colaborado en el pasado. Así pues, dos lineas de investigación, una oficial y otra extraoficial, nos llevarán a un pequeño pueblo navarro, Zugarramurdi, conocido por un cruento episodio negro de su historia protagonizado por la Inquisición. Una caza de brujas que ni el paso del tiempo ha conseguido olvidar. 

Con un intenso pulso narrativo que se mantiene hasta el final, Ibon Martín teje un thriller inquietante, que nos llevará desde Bilbao a Zugarramurdi, a través de dos hilos temporales. Tres tramas argumentales, dos de ellas ambientadas en 2015 y una tercera en 1906, todas aparentemente independientes hasta que confluyan en un desenlance sorprendente, pero a la vez, muy coherente con la trama. Sorprender al lector en su justa medida, sin elementos ni hechos que chirríen... no es cosa sencilla. A veces los autores caen en la tentación de regalarnos un final impactante y sin embargo, lo que consiguen realmente es dejarnos un sabor a "falsa" demasiado intenso. 

Como os decía, El último akelarre está estructurado en dos hilos temporales que recogen tres tramas argumentales independientes. De la mano de María, una joven pastora y comadrona, nos adentraremos en aquel Zugarramurdi que sufrió la mano dura de la Inquisición. El propio autor nos confiesa en el prólogo que ha utilizado las descripciones de los martirios tal como aparecen en las fuentes históricas. Es importante tener este dato en cuenta para disfrutar aún más de estos capítulos ambientados a principios del siglo XVII. 

Estos capítulos se alternaran con el hilo temporal del presente, donde veremos trabajar por separado a Ane, en Bilbao, y Leire, en Zugarramurdi, pero ambas con un mismo objetivo, dar caza al asesino. Asimismo, iremos conociendo poco a poco a Nekane, una joven quesera del pueblo navarro, inmersa en los preparativos de un acontecimiento que está a punto de cambiarle la vida: ha sido invitada a participar en un prestigioso concurso gastronómico al otro lado de la frontera, en Francia. 

Mencionaba antes que el autor ha incluido en la narración descripciones históricas de las acusaciones y martirios sufridos por los presos de la Inquisición. No es el único guiño histórico que nos encontraremos, pues también ha mantenido los nombres reales de los Inquisidores. Con la llegada del Santo Oficio a la comarca se desata el terror en una población que ya había oído rumores sobre las atrocidades cometidas al otro lado de la frontera. A través de María, seremos testigos del miedo y la impotencia de los injustamente acusados. Solo el testimonio de un vecino ya era una prueba irrefutable para los Inquisidores. Y cuando el miedo y la ambición andan detrás... Os sorprenderá la de cosas que se podían inventar, y aunque parezcan ficción, fueron testimonios reales. 

Así es como una vez más, Ibon Martín consigue crear una ambientación exquisita, a base de descripciones detallistas tanto de escenarios como de emociones. Con un ritmo pausado, algunos giros inesperados y una trama que hunde sus raíces en el pasado para explicar unos crímenes contemporáneos, el autor vasco vuelve a cautivarme, convirtiéndose en un valor seguro al que recurrir si me apetece un buen thriller. 

El ultimo akelarre no es una novela de ritmo frenético, pero engancha y mantiene al lector en vilo hasta el instante final. Y esto es posible gracias a la habilidad del autor en el manejo de la tensión narrativa. Los personajes, perfilados con detalle y mimo, consiguen transmitir su desesperación, angustia, anhelos, inquietudes... Y aunque la caza de brujas que sufrió la comarca navarra en el siglo XVII es el tema principal de la novela, el autor aprovecha para introducir otros temas más actuales como las sectas, las tradiciones populares o la diferencias en el ámbito laboral al que se enfrentan las mujeres en su día a día. 

Así pues, no me queda más que reconocer que Ibon Martín ha cerrado esta trilogía magistralmente, regalándonos un thriller escalofriante de magnifica ambientación que nos traslada al siglo XVII para hacernos testigos de las atrocidades cometidas por el Santo Oficio en tierras navarras. Y todo ello, narrado con una elegancia exquisita, porque aunque se tratan temas macabros el autor no se deja llevar por recursos fáciles, sugiere más que muestra, siendo siempre fiel a la realidad. Chapó. 


"Una bola de fuego colgaba a media altura de la chimenea de ladrillo que se alzaba sobre la zona verde. Parecía una hoguera, una más de las muchas celebraciones de aquella noche en la que el deporte había convertido Bilbao en una gran fiesta. Sin embargo, la silueta que se adivinaba entre las llamas y sus espeluznantes lamentos no dejaban lugar a dudas. Tampoco el olor a carne quemada que flotaba sobre el Nervión"


* Gracias al autor por el ejemplar

lunes, 20 de marzo de 2017

El baile de las Luciérnagas




Dicen que no hay dos sin tres. Tras conquistarme con El Ruiseñor y El jardín de invierno, Kristin Hannah vuelve a conseguirlo con El baile de las luciérnagas, una novela tremendamente conmovedora sobre la amistad que nos golpeará en lo más profundo de nuestro ser. 



Sinopsis 

Dos amigas. 
Un juramento. 
Y toda una vida por delante. 

En el caluroso verano de 1974, Kate Mularkey ha decidido aceptar su papel de cero a la izquierda en la vida social de su instituto. Hasta que, para su sorpresa, <<la chica más guay del mundo>> se muda al otro lado de su calle y quiere ser su amiga. Tully Hart parece tenerlo todo: belleza, inteligencia y ambición. No pueden ser más distintas. Kate, destinada a pasar inadvertida, con una familia cariñosa pero que la avergüenza a cada momento, y Tully, envuelta en glamour y misterio aunque poseedora de un secreto que la está destrozando. Contra todo pronóstico, se hacen inseparables y sellan un pacto para ser mejores amigas para siempre. 

Durante 30 años se ayudarán mutuamente para mantenerse a flote esquivando las tormentas que amenazan su relación: celos, enfados, dolor, resentimiento... Y creerán que han sobrevivido a todo hasta que una traición las separe... y someta su valor y su amistad a la prueba más dura. 


Impresiones

Hay libros que se devoran. Y hay libros que te devoran a ti. Cuando lo cierras, no eres el mismo que comenzó su lectura. No pasa a menudo, pero cuando sucede... es una bendición. 

No pueden existir dos personas más opuestas que Kate y Tully. Son la noche y el día. Si Kate, criada en el seno de una familia acomodada, es una chica introvertida, insegura y solitaria; Tully, de madre soltera y a cargo de su abuela, es simpática, popular y ambiciosa. Y muy, muy guapa. Una de esas personas que deslumbran por donde pasan. No como Kate, una de tantas chicas invisibles en su época de instituto. 

Y contra todo pronóstico, sus caminos se entrecruzan, consolidándose con los años una amistad tan compleja como verdadera. Confidencias, risas, consejos, cambios de look y escapadas nocturnas forjarán una amistad indestructible. O al menos, es lo que ellas se prometen, ser siempre amigas, pase lo que pase. 

Los dulces años de instituto quedarán atrás y ambas irán a la universidad con la intención de cumplir un sueño común, ser periodistas. Pero... ¿Es realmente lo que desea Kate? Tully es una joven tremendamente ambiciosa y nadie duda de que lo conseguirá... ¿Y Kate? Quizás le interese más otras salidas laborales o incluso formar una familia... Son años decisivos para ambas donde deberán de tomar decisiones trascendentales irreversibles. ¿Alcanzarán la felicidad?

Y los años pasan... y veremos a Kate y Tully entrar en la madurez, convertirse en mujeres arrolladoras, fascinantes, bellas... Atrás quedó ese equipo indestructible, ambas han elegido su camino en la vida y deberán caminar, a veces juntas, otras en la distancia. Celos, miedos, inquietudes, ofensas o decepciones no faltarán en esta historia entre dos amigas que pese al amor infinito que sienten la una por la otra, inevitablemente, llegan en ocasiones a causar dolor con sus actos. ¿Será su amistad lo suficientemente fuerte para superar estas pruebas?

A través de una cronología lineal iremos conociendo las aventuras y desventuras de estas dos amigas que ya en sus primeros capítulos amenazan con robarnos el corazón. Ésta estructural lineal le sirve a la autora para hacer un recorrido desde la década de los setentas, donde arranca la novela, los ochentas, los noventas y finalmente el nuevo milenio, mostrándonos un acertado retrato social de cada época. Los capítulos, de una extensión media, se agrupan en estos cuatro bloques. 

Los personajes están trazados con una minuciosidad exquisita. No escatima en detalles, mostrándonos todas sus aristas, defectos y virtudes, pues así somos las personas, con mil y un recovecos donde escondernos, donde florecer... Es algo que me encanta de la autora, esa facilidad para crear personajes tan tan tan reales, que parecen cobrar vida y sentarse a nuestro lado a conversar. Y sobre todo, cuando se tratan de mujeres. Al igual que en El Ruiseñor, no encontramos antes dos mujeres, muy distintas, pero ambas fascinantes, con personalidades arrolladoras... Y siempre en constante evolución, no se quedan en simples bocetos o personajes planos. Con Kristin Hannah los personajes femeninos crecen con cada golpe que les da la vida. 

El baile de las Luciérnagas está narrado en tercera persona, con una prosa, elegante y cuidada, alternándose los episodios protagonizados por Kate con los de Tully. Así pues, nos adentraremos en la historia de una amistad siendo cómplices de ambas. De la misma forma que seremos conscientes de como puede llegar a marcarnos la infancia a lo largo de la vida. El adulto en el que nos convertimos no es más que un reflejo del niño que un día fuimos. 

Tengo que reconocer que en las primeras páginas Kate me parecía demasiado insulsa, pero Tully despertó pronto un gran cariño en mi. Sin embargo, según avanzaba en la historia, fue Kate la que me robó el corazón, y Tully no solo pasó a un segundo lugar sino que en ciertos momentos, le hubiese dado un buen tirón de orejas, como mínimo. Al igual me pasó con el ritmo narrativo, algo lento en los primeros capítulos, pero que se torna frenético según avanzamos, arrollandonos con un final de lo más emotivo. Esa es Kristin Hannah, una escritora que sabe golpearte el alma con su honestidad y sinceridad. 

Si bien no es El ruiseñor, he acabado con la misma sensación, con el corazón encogido y envuelta en lágrimas. El baile de las luciérnagas es una historia intensa, emotiva y brutalmente conmovedora que te destroza, te interpela, te desgarra... Con una prosa cuidada y elegante, pocas autoras saben transmitir con palabras tantos sentimientos. He llorado y reído con estas dos chicas, sobre todo con Kate, quién tiene un lugar muy especial en mi corazón literario. 


"Los ataques de pánico siempre llegan igual. Primero, un nudo en la boca del estómago que se convierte en náuseas, una sensación angustiosa de que me falta el aire y que por muchas respiraciones profundas que haga no se me va. Pero las causas del miedo cambian cada día. Nunca sé lo que lo va a desencadenar. Puede ser un beso de mi marido, o la tristeza que sigue teniendo su mirada cuando se aparta"


* Gracias a la editorial Suma de Letras por el ejemplar

martes, 14 de marzo de 2017

No eres lo que busco






Laura Mavor debuta en el mundo literario con No eres lo que busco, un thriller policíaco inquietante donde nos invita a reflexionar sobre el peligro que se puede ocultar tras las redes sociales. 




Sinopsis



¿Qué pasaría si en lugar de encontrar en internet tu cita perfecta encuentras al asesino perfecto?


En una pequeña ciudad costera, donde nunca pasa nada, una escritora de mediana edad ha quedado con un joven a través de Finder, la aplicación de móvil para ligar más popular del mercado. Cuando llega a la cita, en casa del chico, encuentra su cadáver desnudo y grotescamente manipulado. La teniente Miranda Vega, una guardia civil madura, experimentada y con un ácido sentido del humor, y su nuevo compañero, el sargento Christian Ballesteros, un novato ingenuo y de buen corazón, liderarán la investigación del asesinato del chico, lo que destapará un sórdido mundo de intereses mafiosos, fundamentalismos religiosos y fetichisimos sexuales en lo que hasta entonces había sido una pacífica localidad turística. 

Con una escritura vertiginosa, unos protagonistas originales y carismáticos y una trama adictiva de plena actualidad, Laura Mavor irrumpe en el panorama literario con un thriller policíaco perfectamente armado que se lee con la velocidad de un disparo. 


Impresiones

Puede pasar. A cualquiera. Las redes sociales nos deslumbran, nos inyectan seguridad, nos prometen cosas inalcanzables en la vida real... o al menos, esa es la sensación que producen. Es fácil caer en sus redes. Y si no, que se lo pregunten a Telma, la protagonista de este thriller policíaco. 

Escritora de profesión, vive en un pequeño pueblo pesquero de Castellón, Santarés. Todos la conocen por ser la profesora de arte dramático del centro social para adolescentes con problemas de exclusión social. Un centro, que por cierto, no cuenta con el respaldo de la población. Y la labor de Telma no ayuda precisamente a que cambien de opinión. En el pueblo hay un grupo de homófobos que ve en el centro, un lugar de depravados. Y sus pensamientos se confirman al enterarse de que Telma está montando una nueva representación teatral. La obra elegida por la escritora es Eduardo II de Christopher Marlowe, una pieza de época isabelina que trata el tema de la homosexualidad. Una ofensa que no pasaran por alto. 

Pero Telma no le da demasiada importancia. La escritora tiene la cabeza en otros menesteres. Concretamente, en una cita con un chico mucho más joven que ella que ha conocido a través de Finder, una aplicación para móviles que está causando sensación. Su funcionamiento es sencillo, el usuario se crea un perfil con escuetos rasgos personales y sube una foto. Desde ese momento, recibirá en su móvil la foto de personas que se encuentran en un radio de unos 15 kilómetros aproximadamente. Si le da "me gusta" a una foto y la persona en cuestión hace lo mismo con la suya, tendrán la posibilidad de entablar conversación a través de un chat y... lo que surja. Una manera rápida y fácil para conectar con personas. 

Cuando Alex, un croata de casi dos metros, de gran belleza y cuerpo atlético, muestra interés por la escritora, una mujer de cuarenta y tantos, maltratada por su anterior pareja y bastante solitaria, le inyecta una buena dosis de autoestima, suficiente para dejar sus inseguridades en casa y acudir a la cita. Una cita que no acabará precisamente como ella espera...

Un macabro asesinato llevará a la teniente Miranda Vega, de la Policía Judicial, al escenario del crimen, la casa del joven croata. Y lo que va a encontrar le pondrá los pelos de punta. No es una simple muerte, hay alevosía en ese asesinato. Necesitará de todo su ingenio para averiguar quien es el culpable de tal atrocidad. Y para ello contará con la ayuda de Christian Ballestero, recién llegado al cuerpo policial. ¿Estarán ambos a la altura? 

Paralelamente, se ha descubierto un cuerpo en la costa. Dos muertes en apenas dos días, ambas en extrañas circunstancias... no es algo que paso habitualmente en este pueblo costero. ¿Estarán conectadas? Miranda tendrá que averiguarlo y no, no se lo van a poner nada fácil. Al aparecer el cuerpo en el agua la investigación recae en la unidad del GEAS bajo la dirección de Campoy, cuya rivalidad personal con la teniente no pasa desapercibida. Tampoco ayudará el clima hostil que reina en el pueblo. Se respira la tensión, la desconfianza de sus habitantes. Y para colmo, se han producido actos de vandalismos en las instalaciones municipales. Con tantos frentes abiertos a Miranda no le faltarán posibles sospechosos.

Narrada en tercera persona, con una prosa ágil y fresca, donde abundan los diálogos y no decae la tensión narrativa... así nos conquista Laura Mavor con su primera novela. Un thriller policíaco de ritmo trepidante, con una trama seductora y un elenco de personajes que cautivaran al lector por su honestidad y espontaneidad. No eres lo que busco es actual, atractiva, potente... Una novela que nos invita a reflexionar sobre un tema de rabiosa actualidad como lo es el uso de las redes sociales y los peligros que pueden conllevar. Vivimos en una sociedad donde reina la tecnología y la inmediatez, perdiéndose derechos como la intimidad. Y lo peor, siendo nosotros mismos los que consentimos esa perdida. Esa necesidad por contar todo lo que hacemos, por aparentar lo que no somos... nos aleja irremediablemente de la felicidad, nos aleja de nuestra propia vida, pues estamos sumergidos en la creación y mantenimiento de nuestra "marca" que de vivir, de exprimir la vida. Y es que cuando se vive intensa y placenteramente, caemos en las redes de la vida, y nos olvidamos de contarlo en la redes. 


Pero no es el único tema sobre el que reflexionaremos durante su lectura ya que la autora aborda las dificultades de inserción social que sufren los jóvenes de entornos desfavorecidos, los extremismos religioso, el consumo de drogas, las mafias, el boom inmobiliario o la homofobia, por desgracia, aún vigente en algunos sectores de nuestra sociedad. Y todo esto se desarrollará en apenas cinco días, que es lo que tardará la teniente Miranda en resolver el caso. 

Una trama bien armada, personajes potentes, prosa ágil, tensión narrativa... Laura Mavor irrumpe en el panorama literario con No eres lo que busca, un thriller policíaco que hará las delicias de los amantes del género. Habrá que seguir muy de cerca a esta joven escritora. 

"Llegó el amanecer en medio de una sinfonía de gaviotas. El sol asomó por la línea marina del horizonte y una bandada de aves lo recibió con chillidos de coro desquiciado. Mientras la pálida y amarillenta esfera trepaba hasta lo alto de las almenas del castillo de Santarés, las gaviotas zumbaban de un lado a otro, volando con las alas bien extendidas, un puñado  de muescas negras sobre un fondo azulón. Era como si alguien hubiera acuchillado el cielo, con nocturnidad y con alevosía, y a la luz del sol las heridas se hicieran visibles en medio de un millar de gritos de pájaros. Apropiado o no, en Santarés el amanecer suele tener el aspecto de un crimen recién descubierto"



* Gracias a la editorial Plaza & Janés por el ejemplar

jueves, 9 de marzo de 2017

Productos fotográficos para profesionales


Los que visitáis con frecuencia este blog literario sabéis que a viajar, junto a los libros, es de mis grandes pasiones. Cada aventura deja un sin fin de recuerdos y experiencias inolvidables en nuestro ser y a veces es inevitable querer darles un formato físico a esos momentos inmortales. Si queréis personalizar vuestro hogar, recopilar vivencias o hacer un regalo muy especial a amigos o familiares... os recomiendo Saal Digital, un portal donde podréis conseguir todo tipo de productos fotográficos para profesionales y aficionados a la fotografía. Y con unos precios inmejorables. 

En www.saal-digital.es podréis no solo relevar vuestras fotografías digitales para incluirlas en un álbum o enmarcarlas. Además tendréis la posibilidad de crear, de forma sencilla y fácil, posters, fineart, tarjetas, cuadernos fotográfico, álbum digitales, calendarios o cuadros. Y es precisamente de sus cuadros de los que voy a hablaros. 

Saal Digital ofrecer a sus clientes un amplio abanico de posibilidades a la hora de convertir sus fotografías digitales en cuadros. El cliente podrá elegir medidas, acabado (mate, brillo o con efecto metálico) y el soporte para la pared (opcionalmente, con distintos tipos de colgadores). Así pues, podremos eligir entre Metacrilato, Aluminio Dibond Butlerfinish, GalleryPrint, Aluminio Bibond, Panel de PVC o Fotolienzo, este ultimo ha sido mi elección y os puedo asegurar que estoy encantadisima con el resultado. De 30 x 45 cm, está realizado con fibra textil de primera con una fina textura de lienzo, impresión resistente al agua, revestimiento impreso de los bordes y un bastidor de madera. El resultado es un cuadro de aspecto natural y elegante. Y su calidad es exquisita destacando por nitidez de la imagen. 

Si el retoque fotográfico no es lo vuestro, no os preocupes. Saal Digital pone al servicio de sus clientes un sencillo y eficaz programa de edición de fácil manejo tanto para profesionales como aficionados que les permitirá personalizar sus productos indicándoles además, si las fotografías seleccionadas no tienen suficiente calidad para un acabado óptimo. Así nos evitan sorpresas desagradables al abrir nuestro paquete con el producto y encontraros una imagen impresa en una calidad pésima o desvirtuada. 

Llegados a este punto, solo me queda dar las gracias a Saal Digital por ofrecerme la oportunidad de probar sus productos. Os puedo asegurar que la calidad es incuestionable, al igual que la eficiencia. Ni siquiera se cumplió la semana desde que realice el pedido y el cuadro ya estaba en mi casa, perfectamente embalado, para evitar cualquier tipo de incidente. Y si los precios son de lo más competitivos... ¿Se puede pedir más?

lunes, 6 de marzo de 2017

Como fuego en el hielo






Luz Gabás, la autora de Palmeras en la nieve, vuelve a sacudir el panorama literario con una novela ambientada ésta vez en tiempos de guerras carlistas y revolucionarias. Como fuego en el hielo es una historia de amor imposible que desafía al tiempo, a las fronteras y al destino. ¿Triunfará la razón o la pasión?


Sinopsis

El fatídico día en el que Attua tuvo que ocupar el lugar de su padre supo que su prometedor futuro se había truncado. Ahora debía regentar las termas que habían sido el sustento de su familia, en una tierra fronteriza a la que él nunca hubiera elegido regresar. Junto al suyo, también se frustó el deseo de Cristela, quien anhelaba alejarse de su insoportable rutina en un entorno hostil. El destino pondrá a prueba el irrefrenable amor entre ellos; y así, entre malentendidos y obligaciones, decisiones y obsesiones, traiciones y lealtades, Luz Gabás teje una bella historia de amor, honor y superación.

Los convulsos años de mediados del siglo XIX, entre guerras carlistas y revoluciones; la construcción de un sueño en las indomables montañas del Pirineo; y una historia de amor que traspasa todas las barreras. Una novela escrita con el apasionante pulso narrativo de la autora de Palmeras en la nieve. 


Impresiones

Conocí a Luz Gabás en Palmeras en la nieve, novela por cierto, que se encuentra en un lugar muy privilegiado de mi estantería. No sólo por su historia arrolladora, ni por la forma tan exquisita de narrarla. Desde la construcción de los personajes hasta la ambientación, todo era sencillamente perfecto. Así pues, no os debe extrañar que desde entonces siga muy de cerca a esta autora. 

Como fuego en el hielo es una de esas novelas que se leen con avidez, con ansias por saber más sobre sus personajes y conmoviéndonos con sus experiencias, dejándonos llevar por sus envolventes descripciones, visitando parajes de ensueños. Para ello, tendremos que viajar al Albor, una pequeña localidad del norte, en la frontera con Francia. Allí viven Attua y Cristela, los protagonista de esta historia de amor. 

La novela arranca en Madrid, en un momento crucial de la vida de Attua y su amigo Matías. Ambos jóvenes se encuentran en la capital estudiando y tras finalizar el año académico se disponen a disfrutar de unos días de vacaciones antes de volver a su pueblo natal. Una noche con demasiado alcohol y una provocación no esquivada les conducirá a un maldito duelo que les cambiará la vida para siempre. 

No obstante, la novela se desarrolla casi en su totalidad en los Pirineos, entre el Valle de Benasque y varias localidades francesas de la frontera, Luchón, Cauterets y Bagnerés. Y como telón de fondo, los Montes Malditos, visibles desde ambas zonas. 

Pero antes de adentrarnos en a historia de Attua y Cristela me gustaría concretar algo más el contexto histórico en el que nos vamos a mover. Aunque el Gran Tour tiene sus orígenes a mediados del siglo XVII, no será hasta algo más de un siglo después, cuando España se convierta en uno de los destinos más deseados para estos viajeros ávidos por conocer. Pese a la inestabilidad política que reina en la época, comienzan a llegar a nuestras tierras viajeros, deslumbrados por el exotismo que emanan nuestras bellas arquitecturas moriscas. Asimismo, les atrae la picaresca del pueblo,  y sus costumbres populares, sobre todo, el flamenco. Y en el caso concreto de los Pirineos, se pone de moda el turismo termal, donde la aristocracia europea gustaba disfrutar de los beneficios de las aguas termales. En estos lugares, situados tradicionalmente en parajes de gran belleza paisajista, se buscaba no solo la cura física sino también la espiritual. Como fuego en el hielo se sitúa justo en los inicios de este tipo de turismo. 

Situados en contexto, sólo os queda sumergiros en una historia de amor tremendamente conmovedora narrada con una exquisitez soberbia. Y es que la impecable prosa de Luz Gabás es una auténtica delicia. Es muy visual, trasladándonos a esos escenarios de ensueños pero también es arrolladora, obligándonos a estar constantemente en la piel de los personajes. Derrocha pasión y lirismo por partes iguales. ¿Se puede pedir más?

Attua es un hombre de inquebrantables convicciones, honorable y justo, quizás demasiado. Si tuviese que utilizar un único adjetivo para definirlo sería templanza. Ese miedo a defraudar, a no ser quién todos esperan que sean, le obliga a olvidarse de sí mismo, de sus intereses, de sus sentimientos y actuar como el deber le impone. Por su parte, Cristelda es una mujer valiente, soñadora, apasionada... Huérfana desde niña, vive anhelando el momento en el que pueda dejar ese pequeño pueblo que la oprime y asfixia para ser libre, de la mano de Attua. Pero no os confundáis, no es uno de esos personajes empalagosos que buscan un amor que las salves. Cristelda es fuerte e independiente, astuta y generosa y no ve en Attua a su salvador sino a su compañero en la vida. 

Si bien definidos están los personajes principales, los secundarios no se quedan detrás. Sobre todo Aurore y Shelton, dos personajes arrolladores por su fuerza, carácter, sencillez y honestidad. Luz Gabás les da vida de tal forma que parecen de carne y hueso, siendo inevitable sentirlos tan cercanos que podrían en cualquier momento abandonar las páginas de la novela para sentarse a nuestro lado. 

Así pues, nos vamos a encontrar constantemente a personajes que se mueven entre la razón y la pasión. Está narrada en tercera persona y aunque el desarrollo es lineal, en cierto momento se alternarán los escenarios, pues como he comentado anteriormente, se desarrolla a ambos lado de los Pirineos. 

Si algo destaca en las novelas de Luz Gabás es el exhaustivo trabajo de documentación que hay detrás de la historia de ficción. Por que aunque los personajes sean invención de la autora, el contexto histórico, social y artístico en el que se mueven está recreado con exactitud milimétrica. En esta ocasión, nos trasladaremos a una aldea del norte del España, a mediados del siglo XIX, donde carlistas y revolucionarios intentan alzarse con el poder. Son tiempos difíciles, de inestabilidad política, pero también de miedos y esperanzas. 

Llegados a este punto os preguntareis... ¿Pero es mejor que Palmeras en la nieve? Es inevitable, todos sabemos que las comparaciones pueden ser odiosas, pero aún así caemos una y otra vez. Y no, la respuesta es no. No supera a esa novela que para mi sigue siendo su ópera prima, pero no defrauda. Y eso, cuando has alcanzado un nivel tan alto con tu primera novela no es precisamente poca cosa. 

Como fuego en el hielo es una conmovedora historia de amor que nos habla de esperanzas y sueños rotos, de honor y conflictos morales, de amistad y envidias... pero sobre todo, es un canto al amor como ese motor que nos mueve, que nos levanta cada día, que nos mantiene en pie... que nos da la vida. 


"Se sentía exhausto. De vivir y de no ser capaz de dejar de hacerlo. O tal vez de querer vivir, a pesar de todo"


* Gracias a la editorial Planeta por el ejemplar