lunes, 20 de marzo de 2017

El baile de las Luciérnagas




Dicen que no hay dos sin tres. Tras conquistarme con El Ruiseñor y El jardín de invierno, Kristin Hannah vuelve a conseguirlo con El baile de las luciérnagas, una novela tremendamente conmovedora sobre la amistad que nos golpeará en lo más profundo de nuestro ser. 



Sinopsis 

Dos amigas. 
Un juramento. 
Y toda una vida por delante. 

En el caluroso verano de 1974, Kate Mularkey ha decidido aceptar su papel de cero a la izquierda en la vida social de su instituto. Hasta que, para su sorpresa, <<la chica más guay del mundo>> se muda al otro lado de su calle y quiere ser su amiga. Tully Hart parece tenerlo todo: belleza, inteligencia y ambición. No pueden ser más distintas. Kate, destinada a pasar inadvertida, con una familia cariñosa pero que la avergüenza a cada momento, y Tully, envuelta en glamour y misterio aunque poseedora de un secreto que la está destrozando. Contra todo pronóstico, se hacen inseparables y sellan un pacto para ser mejores amigas para siempre. 

Durante 30 años se ayudarán mutuamente para mantenerse a flote esquivando las tormentas que amenazan su relación: celos, enfados, dolor, resentimiento... Y creerán que han sobrevivido a todo hasta que una traición las separe... y someta su valor y su amistad a la prueba más dura. 


Impresiones

Hay libros que se devoran. Y hay libros que te devoran a ti. Cuando lo cierras, no eres el mismo que comenzó su lectura. No pasa a menudo, pero cuando sucede... es una bendición. 

No pueden existir dos personas más opuestas que Kate y Tully. Son la noche y el día. Si Kate, criada en el seno de una familia acomodada, es una chica introvertida, insegura y solitaria; Tully, de madre soltera y a cargo de su abuela, es simpática, popular y ambiciosa. Y muy, muy guapa. Una de esas personas que deslumbran por donde pasan. No como Kate, una de tantas chicas invisibles en su época de instituto. 

Y contra todo pronóstico, sus caminos se entrecruzan, consolidándose con los años una amistad tan compleja como verdadera. Confidencias, risas, consejos, cambios de look y escapadas nocturnas forjarán una amistad indestructible. O al menos, es lo que ellas se prometen, ser siempre amigas, pase lo que pase. 

Los dulces años de instituto quedarán atrás y ambas irán a la universidad con la intención de cumplir un sueño común, ser periodistas. Pero... ¿Es realmente lo que desea Kate? Tully es una joven tremendamente ambiciosa y nadie duda de que lo conseguirá... ¿Y Kate? Quizás le interese más otras salidas laborales o incluso formar una familia... Son años decisivos para ambas donde deberán de tomar decisiones trascendentales irreversibles. ¿Alcanzarán la felicidad?

Y los años pasan... y veremos a Kate y Tully entrar en la madurez, convertirse en mujeres arrolladoras, fascinantes, bellas... Atrás quedó ese equipo indestructible, ambas han elegido su camino en la vida y deberán caminar, a veces juntas, otras en la distancia. Celos, miedos, inquietudes, ofensas o decepciones no faltarán en esta historia entre dos amigas que pese al amor infinito que sienten la una por la otra, inevitablemente, llegan en ocasiones a causar dolor con sus actos. ¿Será su amistad lo suficientemente fuerte para superar estas pruebas?

A través de una cronología lineal iremos conociendo las aventuras y desventuras de estas dos amigas que ya en sus primeros capítulos amenazan con robarnos el corazón. Ésta estructural lineal le sirve a la autora para hacer un recorrido desde la década de los setentas, donde arranca la novela, los ochentas, los noventas y finalmente el nuevo milenio, mostrándonos un acertado retrato social de cada época. Los capítulos, de una extensión media, se agrupan en estos cuatro bloques. 

Los personajes están trazados con una minuciosidad exquisita. No escatima en detalles, mostrándonos todas sus aristas, defectos y virtudes, pues así somos las personas, con mil y un recovecos donde escondernos, donde florecer... Es algo que me encanta de la autora, esa facilidad para crear personajes tan tan tan reales, que parecen cobrar vida y sentarse a nuestro lado a conversar. Y sobre todo, cuando se tratan de mujeres. Al igual que en El Ruiseñor, no encontramos antes dos mujeres, muy distintas, pero ambas fascinantes, con personalidades arrolladoras... Y siempre en constante evolución, no se quedan en simples bocetos o personajes planos. Con Kristin Hannah los personajes femeninos crecen con cada golpe que les da la vida. 

El baile de las Luciérnagas está narrado en tercera persona, con una prosa, elegante y cuidada, alternándose los episodios protagonizados por Kate con los de Tully. Así pues, nos adentraremos en la historia de una amistad siendo cómplices de ambas. De la misma forma que seremos conscientes de como puede llegar a marcarnos la infancia a lo largo de la vida. El adulto en el que nos convertimos no es más que un reflejo del niño que un día fuimos. 

Tengo que reconocer que en las primeras páginas Kate me parecía demasiado insulsa, pero Tully despertó pronto un gran cariño en mi. Sin embargo, según avanzaba en la historia, fue Kate la que me robó el corazón, y Tully no solo pasó a un segundo lugar sino que en ciertos momentos, le hubiese dado un buen tirón de orejas, como mínimo. Al igual me pasó con el ritmo narrativo, algo lento en los primeros capítulos, pero que se torna frenético según avanzamos, arrollandonos con un final de lo más emotivo. Esa es Kristin Hannah, una escritora que sabe golpearte el alma con su honestidad y sinceridad. 

Si bien no es El ruiseñor, he acabado con la misma sensación, con el corazón encogido y envuelta en lágrimas. El baile de las luciérnagas es una historia intensa, emotiva y brutalmente conmovedora que te destroza, te interpela, te desgarra... Con una prosa cuidada y elegante, pocas autoras saben transmitir con palabras tantos sentimientos. He llorado y reído con estas dos chicas, sobre todo con Kate, quién tiene un lugar muy especial en mi corazón literario. 


"Los ataques de pánico siempre llegan igual. Primero, un nudo en la boca del estómago que se convierte en náuseas, una sensación angustiosa de que me falta el aire y que por muchas respiraciones profundas que haga no se me va. Pero las causas del miedo cambian cada día. Nunca sé lo que lo va a desencadenar. Puede ser un beso de mi marido, o la tristeza que sigue teniendo su mirada cuando se aparta"


* Gracias a la editorial Suma de Letras por el ejemplar

martes, 14 de marzo de 2017

No eres lo que busco






Laura Mavor debuta en el mundo literario con No eres lo que busco, un thriller policíaco inquietante donde nos invita a reflexionar sobre el peligro que se puede ocultar tras las redes sociales. 




Sinopsis



¿Qué pasaría si en lugar de encontrar en internet tu cita perfecta encuentras al asesino perfecto?


En una pequeña ciudad costera, donde nunca pasa nada, una escritora de mediana edad ha quedado con un joven a través de Finder, la aplicación de móvil para ligar más popular del mercado. Cuando llega a la cita, en casa del chico, encuentra su cadáver desnudo y grotescamente manipulado. La teniente Miranda Vega, una guardia civil madura, experimentada y con un ácido sentido del humor, y su nuevo compañero, el sargento Christian Ballesteros, un novato ingenuo y de buen corazón, liderarán la investigación del asesinato del chico, lo que destapará un sórdido mundo de intereses mafiosos, fundamentalismos religiosos y fetichisimos sexuales en lo que hasta entonces había sido una pacífica localidad turística. 

Con una escritura vertiginosa, unos protagonistas originales y carismáticos y una trama adictiva de plena actualidad, Laura Mavor irrumpe en el panorama literario con un thriller policíaco perfectamente armado que se lee con la velocidad de un disparo. 


Impresiones

Puede pasar. A cualquiera. Las redes sociales nos deslumbran, nos inyectan seguridad, nos prometen cosas inalcanzables en la vida real... o al menos, esa es la sensación que producen. Es fácil caer en sus redes. Y si no, que se lo pregunten a Telma, la protagonista de este thriller policíaco. 

Escritora de profesión, vive en un pequeño pueblo pesquero de Castellón, Santarés. Todos la conocen por ser la profesora de arte dramático del centro social para adolescentes con problemas de exclusión social. Un centro, que por cierto, no cuenta con el respaldo de la población. Y la labor de Telma no ayuda precisamente a que cambien de opinión. En el pueblo hay un grupo de homófobos que ve en el centro, un lugar de depravados. Y sus pensamientos se confirman al enterarse de que Telma está montando una nueva representación teatral. La obra elegida por la escritora es Eduardo II de Christopher Marlowe, una pieza de época isabelina que trata el tema de la homosexualidad. Una ofensa que no pasaran por alto. 

Pero Telma no le da demasiada importancia. La escritora tiene la cabeza en otros menesteres. Concretamente, en una cita con un chico mucho más joven que ella que ha conocido a través de Finder, una aplicación para móviles que está causando sensación. Su funcionamiento es sencillo, el usuario se crea un perfil con escuetos rasgos personales y sube una foto. Desde ese momento, recibirá en su móvil la foto de personas que se encuentran en un radio de unos 15 kilómetros aproximadamente. Si le da "me gusta" a una foto y la persona en cuestión hace lo mismo con la suya, tendrán la posibilidad de entablar conversación a través de un chat y... lo que surja. Una manera rápida y fácil para conectar con personas. 

Cuando Alex, un croata de casi dos metros, de gran belleza y cuerpo atlético, muestra interés por la escritora, una mujer de cuarenta y tantos, maltratada por su anterior pareja y bastante solitaria, le inyecta una buena dosis de autoestima, suficiente para dejar sus inseguridades en casa y acudir a la cita. Una cita que no acabará precisamente como ella espera...

Un macabro asesinato llevará a la teniente Miranda Vega, de la Policía Judicial, al escenario del crimen, la casa del joven croata. Y lo que va a encontrar le pondrá los pelos de punta. No es una simple muerte, hay alevosía en ese asesinato. Necesitará de todo su ingenio para averiguar quien es el culpable de tal atrocidad. Y para ello contará con la ayuda de Christian Ballestero, recién llegado al cuerpo policial. ¿Estarán ambos a la altura? 

Paralelamente, se ha descubierto un cuerpo en la costa. Dos muertes en apenas dos días, ambas en extrañas circunstancias... no es algo que paso habitualmente en este pueblo costero. ¿Estarán conectadas? Miranda tendrá que averiguarlo y no, no se lo van a poner nada fácil. Al aparecer el cuerpo en el agua la investigación recae en la unidad del GEAS bajo la dirección de Campoy, cuya rivalidad personal con la teniente no pasa desapercibida. Tampoco ayudará el clima hostil que reina en el pueblo. Se respira la tensión, la desconfianza de sus habitantes. Y para colmo, se han producido actos de vandalismos en las instalaciones municipales. Con tantos frentes abiertos a Miranda no le faltarán posibles sospechosos.

Narrada en tercera persona, con una prosa ágil y fresca, donde abundan los diálogos y no decae la tensión narrativa... así nos conquista Laura Mavor con su primera novela. Un thriller policíaco de ritmo trepidante, con una trama seductora y un elenco de personajes que cautivaran al lector por su honestidad y espontaneidad. No eres lo que busco es actual, atractiva, potente... Una novela que nos invita a reflexionar sobre un tema de rabiosa actualidad como lo es el uso de las redes sociales y los peligros que pueden conllevar. Vivimos en una sociedad donde reina la tecnología y la inmediatez, perdiéndose derechos como la intimidad. Y lo peor, siendo nosotros mismos los que consentimos esa perdida. Esa necesidad por contar todo lo que hacemos, por aparentar lo que no somos... nos aleja irremediablemente de la felicidad, nos aleja de nuestra propia vida, pues estamos sumergidos en la creación y mantenimiento de nuestra "marca" que de vivir, de exprimir la vida. Y es que cuando se vive intensa y placenteramente, caemos en las redes de la vida, y nos olvidamos de contarlo en la redes. 


Pero no es el único tema sobre el que reflexionaremos durante su lectura ya que la autora aborda las dificultades de inserción social que sufren los jóvenes de entornos desfavorecidos, los extremismos religioso, el consumo de drogas, las mafias, el boom inmobiliario o la homofobia, por desgracia, aún vigente en algunos sectores de nuestra sociedad. Y todo esto se desarrollará en apenas cinco días, que es lo que tardará la teniente Miranda en resolver el caso. 

Una trama bien armada, personajes potentes, prosa ágil, tensión narrativa... Laura Mavor irrumpe en el panorama literario con No eres lo que busca, un thriller policíaco que hará las delicias de los amantes del género. Habrá que seguir muy de cerca a esta joven escritora. 

"Llegó el amanecer en medio de una sinfonía de gaviotas. El sol asomó por la línea marina del horizonte y una bandada de aves lo recibió con chillidos de coro desquiciado. Mientras la pálida y amarillenta esfera trepaba hasta lo alto de las almenas del castillo de Santarés, las gaviotas zumbaban de un lado a otro, volando con las alas bien extendidas, un puñado  de muescas negras sobre un fondo azulón. Era como si alguien hubiera acuchillado el cielo, con nocturnidad y con alevosía, y a la luz del sol las heridas se hicieran visibles en medio de un millar de gritos de pájaros. Apropiado o no, en Santarés el amanecer suele tener el aspecto de un crimen recién descubierto"



* Gracias a la editorial Plaza & Janés por el ejemplar

jueves, 9 de marzo de 2017

Productos fotográficos para profesionales


Los que visitáis con frecuencia este blog literario sabéis que a viajar, junto a los libros, es de mis grandes pasiones. Cada aventura deja un sin fin de recuerdos y experiencias inolvidables en nuestro ser y a veces es inevitable querer darles un formato físico a esos momentos inmortales. Si queréis personalizar vuestro hogar, recopilar vivencias o hacer un regalo muy especial a amigos o familiares... os recomiendo Saal Digital, un portal donde podréis conseguir todo tipo de productos fotográficos para profesionales y aficionados a la fotografía. Y con unos precios inmejorables. 

En www.saal-digital.es podréis no solo relevar vuestras fotografías digitales para incluirlas en un álbum o enmarcarlas. Además tendréis la posibilidad de crear, de forma sencilla y fácil, posters, fineart, tarjetas, cuadernos fotográfico, álbum digitales, calendarios o cuadros. Y es precisamente de sus cuadros de los que voy a hablaros. 

Saal Digital ofrecer a sus clientes un amplio abanico de posibilidades a la hora de convertir sus fotografías digitales en cuadros. El cliente podrá elegir medidas, acabado (mate, brillo o con efecto metálico) y el soporte para la pared (opcionalmente, con distintos tipos de colgadores). Así pues, podremos eligir entre Metacrilato, Aluminio Dibond Butlerfinish, GalleryPrint, Aluminio Bibond, Panel de PVC o Fotolienzo, este ultimo ha sido mi elección y os puedo asegurar que estoy encantadisima con el resultado. De 30 x 45 cm, está realizado con fibra textil de primera con una fina textura de lienzo, impresión resistente al agua, revestimiento impreso de los bordes y un bastidor de madera. El resultado es un cuadro de aspecto natural y elegante. Y su calidad es exquisita destacando por nitidez de la imagen. 

Si el retoque fotográfico no es lo vuestro, no os preocupes. Saal Digital pone al servicio de sus clientes un sencillo y eficaz programa de edición de fácil manejo tanto para profesionales como aficionados que les permitirá personalizar sus productos indicándoles además, si las fotografías seleccionadas no tienen suficiente calidad para un acabado óptimo. Así nos evitan sorpresas desagradables al abrir nuestro paquete con el producto y encontraros una imagen impresa en una calidad pésima o desvirtuada. 

Llegados a este punto, solo me queda dar las gracias a Saal Digital por ofrecerme la oportunidad de probar sus productos. Os puedo asegurar que la calidad es incuestionable, al igual que la eficiencia. Ni siquiera se cumplió la semana desde que realice el pedido y el cuadro ya estaba en mi casa, perfectamente embalado, para evitar cualquier tipo de incidente. Y si los precios son de lo más competitivos... ¿Se puede pedir más?

lunes, 6 de marzo de 2017

Como fuego en el hielo






Luz Gabás, la autora de Palmeras en la nieve, vuelve a sacudir el panorama literario con una novela ambientada ésta vez en tiempos de guerras carlistas y revolucionarias. Como fuego en el hielo es una historia de amor imposible que desafía al tiempo, a las fronteras y al destino. ¿Triunfará la razón o la pasión?


Sinopsis

El fatídico día en el que Attua tuvo que ocupar el lugar de su padre supo que su prometedor futuro se había truncado. Ahora debía regentar las termas que habían sido el sustento de su familia, en una tierra fronteriza a la que él nunca hubiera elegido regresar. Junto al suyo, también se frustó el deseo de Cristela, quien anhelaba alejarse de su insoportable rutina en un entorno hostil. El destino pondrá a prueba el irrefrenable amor entre ellos; y así, entre malentendidos y obligaciones, decisiones y obsesiones, traiciones y lealtades, Luz Gabás teje una bella historia de amor, honor y superación.

Los convulsos años de mediados del siglo XIX, entre guerras carlistas y revoluciones; la construcción de un sueño en las indomables montañas del Pirineo; y una historia de amor que traspasa todas las barreras. Una novela escrita con el apasionante pulso narrativo de la autora de Palmeras en la nieve. 


Impresiones

Conocí a Luz Gabás en Palmeras en la nieve, novela por cierto, que se encuentra en un lugar muy privilegiado de mi estantería. No sólo por su historia arrolladora, ni por la forma tan exquisita de narrarla. Desde la construcción de los personajes hasta la ambientación, todo era sencillamente perfecto. Así pues, no os debe extrañar que desde entonces siga muy de cerca a esta autora. 

Como fuego en el hielo es una de esas novelas que se leen con avidez, con ansias por saber más sobre sus personajes y conmoviéndonos con sus experiencias, dejándonos llevar por sus envolventes descripciones, visitando parajes de ensueños. Para ello, tendremos que viajar al Albor, una pequeña localidad del norte, en la frontera con Francia. Allí viven Attua y Cristela, los protagonista de esta historia de amor. 

La novela arranca en Madrid, en un momento crucial de la vida de Attua y su amigo Matías. Ambos jóvenes se encuentran en la capital estudiando y tras finalizar el año académico se disponen a disfrutar de unos días de vacaciones antes de volver a su pueblo natal. Una noche con demasiado alcohol y una provocación no esquivada les conducirá a un maldito duelo que les cambiará la vida para siempre. 

No obstante, la novela se desarrolla casi en su totalidad en los Pirineos, entre el Valle de Benasque y varias localidades francesas de la frontera, Luchón, Cauterets y Bagnerés. Y como telón de fondo, los Montes Malditos, visibles desde ambas zonas. 

Pero antes de adentrarnos en a historia de Attua y Cristela me gustaría concretar algo más el contexto histórico en el que nos vamos a mover. Aunque el Gran Tour tiene sus orígenes a mediados del siglo XVII, no será hasta algo más de un siglo después, cuando España se convierta en uno de los destinos más deseados para estos viajeros ávidos por conocer. Pese a la inestabilidad política que reina en la época, comienzan a llegar a nuestras tierras viajeros, deslumbrados por el exotismo que emanan nuestras bellas arquitecturas moriscas. Asimismo, les atrae la picaresca del pueblo,  y sus costumbres populares, sobre todo, el flamenco. Y en el caso concreto de los Pirineos, se pone de moda el turismo termal, donde la aristocracia europea gustaba disfrutar de los beneficios de las aguas termales. En estos lugares, situados tradicionalmente en parajes de gran belleza paisajista, se buscaba no solo la cura física sino también la espiritual. Como fuego en el hielo se sitúa justo en los inicios de este tipo de turismo. 

Situados en contexto, sólo os queda sumergiros en una historia de amor tremendamente conmovedora narrada con una exquisitez soberbia. Y es que la impecable prosa de Luz Gabás es una auténtica delicia. Es muy visual, trasladándonos a esos escenarios de ensueños pero también es arrolladora, obligándonos a estar constantemente en la piel de los personajes. Derrocha pasión y lirismo por partes iguales. ¿Se puede pedir más?

Attua es un hombre de inquebrantables convicciones, honorable y justo, quizás demasiado. Si tuviese que utilizar un único adjetivo para definirlo sería templanza. Ese miedo a defraudar, a no ser quién todos esperan que sean, le obliga a olvidarse de sí mismo, de sus intereses, de sus sentimientos y actuar como el deber le impone. Por su parte, Cristelda es una mujer valiente, soñadora, apasionada... Huérfana desde niña, vive anhelando el momento en el que pueda dejar ese pequeño pueblo que la oprime y asfixia para ser libre, de la mano de Attua. Pero no os confundáis, no es uno de esos personajes empalagosos que buscan un amor que las salves. Cristelda es fuerte e independiente, astuta y generosa y no ve en Attua a su salvador sino a su compañero en la vida. 

Si bien definidos están los personajes principales, los secundarios no se quedan detrás. Sobre todo Aurore y Shelton, dos personajes arrolladores por su fuerza, carácter, sencillez y honestidad. Luz Gabás les da vida de tal forma que parecen de carne y hueso, siendo inevitable sentirlos tan cercanos que podrían en cualquier momento abandonar las páginas de la novela para sentarse a nuestro lado. 

Así pues, nos vamos a encontrar constantemente a personajes que se mueven entre la razón y la pasión. Está narrada en tercera persona y aunque el desarrollo es lineal, en cierto momento se alternarán los escenarios, pues como he comentado anteriormente, se desarrolla a ambos lado de los Pirineos. 

Si algo destaca en las novelas de Luz Gabás es el exhaustivo trabajo de documentación que hay detrás de la historia de ficción. Por que aunque los personajes sean invención de la autora, el contexto histórico, social y artístico en el que se mueven está recreado con exactitud milimétrica. En esta ocasión, nos trasladaremos a una aldea del norte del España, a mediados del siglo XIX, donde carlistas y revolucionarios intentan alzarse con el poder. Son tiempos difíciles, de inestabilidad política, pero también de miedos y esperanzas. 

Llegados a este punto os preguntareis... ¿Pero es mejor que Palmeras en la nieve? Es inevitable, todos sabemos que las comparaciones pueden ser odiosas, pero aún así caemos una y otra vez. Y no, la respuesta es no. No supera a esa novela que para mi sigue siendo su ópera prima, pero no defrauda. Y eso, cuando has alcanzado un nivel tan alto con tu primera novela no es precisamente poca cosa. 

Como fuego en el hielo es una conmovedora historia de amor que nos habla de esperanzas y sueños rotos, de honor y conflictos morales, de amistad y envidias... pero sobre todo, es un canto al amor como ese motor que nos mueve, que nos levanta cada día, que nos mantiene en pie... que nos da la vida. 


"Se sentía exhausto. De vivir y de no ser capaz de dejar de hacerlo. O tal vez de querer vivir, a pesar de todo"


* Gracias a la editorial Planeta por el ejemplar

martes, 28 de febrero de 2017

La hora de la araña







Conocí a Alex Cross en Vías Cruzadas, un thriller policíaco de lo más adictivo. Por eso cuando la editorial Duomo me ofreció la posibilidad de volver reencontrarme con este fascinante detective no pude negarme. Hoy mis impresiones de La hora de la araña de James Patterson



Sinopsis

Del autor de thrillers más vendidos del mundo, el primer caso de ALEX CROSS, detective, psicólogo, padre... y cazador de asesinos en serie. 

Gary quiere sembrar el terror en la ciudad. Desea cometer el crimen del siglo. Alex, brillante detective y psicólogo que sabe entrar en la mente de los asesinos en serie, intentará detenerlo. ¿Lo logrará?. 


La hora de la araña ha llegado. 


Impresiones

Como os decía, conocí a Alex Cross en  Vías Cruzadas, uno de los thriller policíacos que más disfrute el pasado año. Así que cuando vi entre las novedades literarias de Duomo La hora de la araña, el primer caso de este carismático detective de homicidios, no dude ni un solo instante. Y es que para más inri Laky de Libros que hay que leer organizaba una Lectura Conjunta... Parecía que los astros se habían alineado para que esta novela acabase en mi estantería. 

La hora de la araña arranca con un primer capítulo de esos que ponen los "pelos de punta". En él nos presentan a un ser oscuro, de sangre fría y sin corazón. Un malo "malísimo" que no solo promete sino que conseguirá mantener en vilo al lector a lo largo de toda la novela. ¿Podrá darle caza Alex Cross?

Viudo desde hace tres años, Alex Cross es un detective de homicidios afroamericano tremendamente comprometido con la realidad social de su pueblo. Es padre de dos niños y vive con su abuela desde que quedó huérfano siendo apenas un niño. Inteligente, sensato, intuitivo... Cross tiene todas las capacidades innatas de un buen detective y en su trabajo es el mejor. Por eso cuando se produce el secuestro de Maggie Rose y Michael, dos niños de nueves años, hijos de una actriz de Hollywood y del Secretario del Tesoro respectivamente, le adjudican el caso. Algo que le sienta fatal a nuestro detective, pues justo se encontraba trabajando en la investigación de un homicidio que le afectaba de forma especial, el sádico asesinato de una familia de su mismo barrio, de las cuales, dos victimas son menores de edad. Todo indica que es obra de un asesino en serie... pero su jefe tiene las prioridades claras y no le queda más remedio que unirse al FBI para intentar recuperar con vida a esos dos niños secuestrados. Pero no estará solo, contará con la ayuda de su inseparable compañero y la bella Jezzie Flanagan, del Servicio Secreto. 

Un secuestro mediático. La prensa pisando sus talones. ¿Cómo han podido secuestrar a los niños estando en el colegio? Un colegio por cierto solo apto para la élite. Unos niños con vigilancia privada. Cross tendrá que agudizar todo su ingenio si quiere rescatar con vida a las dos inocentes e indefensas criaturas. 

La novela está narrada en dos voces, por una parte conoceremos por el propio Alex Cross los avances de la investigación y por el otro, un narrador omnisciente nos desvelará los pasos del secuestrador y sus inquietudes. Asimismo, nos acercará al drama que les ha tocado vivir a los niños. Cronológicamente, la trama es lineal. 

Con una prosa sencilla, ágil y muy visual, donde abundan los diálogos y no faltan los giros inesperados, James Patterson nos adentra en el primer caso de Alex Cross. Como un gran director de orquesta, va introduciendo en el momento justo los "instrumentos" necesarios para que un thriller funcione a las mil maravillas. Hay tensión, drama, oscuros secretos, sorpresas inquietantes... No me extraña que el autor sea un auténtico bestseller. 

Una vez más, el autor hace una feroz crítica social denunciando el racismo y los prejuicios que sufre la población afroamericana en Estados Unidos. Así pues, pone de manifiesto la necesidad de ser una sociedad tolerante, donde no exista lugar para la discriminación. Aunque la editorial Duomo lo ha vuelto a editar recientemente, fue publicada en la década de los noventa y hay que entenderla en ese contexto. 

Conocer en profundidad a Alex Cross, el hombre y el detective, ha sido todo una cierto por mi parte. Si bien ya en Vías Cruzadas me encandiló ahora me declaro completamente cautivada por él. Su compromiso social, su honestidad, su familiaridad... es franco y directo. Y tiene a una de las "abuelas" más entrañable de la literatura de los últimos años. ¡Casi ná! 

Llego al final de mis impresiones sin hablaros apenas del secuestrador, de esa mente perturbada, inaccesible y cruel, de la bestia capaz de privar a dos inocentes niños del derecho a la libertad. Pero no es un olvido queridos lectores, lo hago a conciencia. Es tan soberbio este personaje que prefiero que lo conozcáis vosotros mismo en toda su magnitud y os perdáis en el oscuro laberinto que encierra su mente. Así que sí, ha sido todo un acierto sumergirme en este adictivo y terrorífico thriller psicológico. 



"A menos de tres kilómetros de la finca, enterró al mimado bebé; lo enterró vivo. Ése fue sólo el comienzo de muchas otras cosas. Después de todo, era apenas un muchacho. Fue él, no Bruno Richard Hauptmann, quien secuestró al bebé de los Lindbergh. Él lo había hecho todo; él solo. <<Imbéciles>>"


* Gracias a la editorial Duomo por el ejemplar